jueves, 4 de mayo de 2017

Mirlo acúatico

Hay momentos en fotografía que son únicos y difícilmente repetibles (No quiero pensar que imposibles). Si ya en fotografía de paisajes dependemos de las condiciones climatológicas y de la época del año, en fotografía de animales la cosa da una vuelta de tuerca más, porque a lo anterior se suma que no podamos pedirle a nuestro modelo que se esté quieto o que se ponga en contra del sol para que no nos salga a contraluz.

Uno de esos momentos fue el otro día cuando me acerque hasta el río con la idea de fotografiar otro animal completamente distinto, y cuando llegue lo primero que me encuentro delante de mis narices es un nido de mirlos acúaticos con sus dos papis cebándolos. Y como decir que:


  1. El nido estaba a 2 metros de distancia.
  2. Donde yo me encontraba tenía una piedra plana para apoyar el trípode.
  3. En Asturias hacía sol.
  4. Le dio de pleno el sol durante las 2 horas que estuve haciendo fotos.
Díficil encontrar más factores a mi favor, ¿Verdad? 












4 comentarios:

  1. Bonito reportaje de este fantástico pájaro. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, para la próxima más y mejor.

      Eliminar
  2. Me encantan.Son difíciles de conseguir,buen ojo para localizar,no es fácil.Enhorabuena.Lya

    ResponderEliminar